La ‘Petra’ de Fuerteventura

Nadie sabe dar una explicación al porqué del nombre del Barranco de Los Enamorados o de Los Encantados, en la isla de Fuerteventura. Lo cierto es que cuando empezamos a caminar por una cañada ancha, reseca, arenosa y ocre parece que nos vamos adentrando por un camino que cada vez se va volviendo más estrecho, como si fuéramos al país de Irás y No Volverás. Es media tarde y la luz se va filtrando entre las paredes de arenisca cuajadas de fósiles marinos. Sabemos que estas formaciones tienen más de 135.000 años, y en su interior conservan el pasado vivo de cómo nació la isla majorera, la más antigua de las Canarias.

b. enamorados 6
Una de las entradas al Barranco de Los Enamorados. Imagen: Charo Barea

Y en esta isla vieja y quemada por el sol se ha fijado Disney para rodar el último episodio de La Guerra de las Galaxias (Star Wars). Aún se barajan posibles localizaciones, el barranco de Los Enamorados sigue pujando fuerte, aunque el campamento de rodaje está establecido en el sur de la isla.

Al barranco de Los Enamorados se puede entrar por varios sitios, pero nosotros hemos elegido una entrada que comienza en el cruce del pueblo de Lajares, así que nos adentramos por el camino de arena dispuestas a dejarnos sorprender. El sobrenombre de la ‘Petra’ de Fuerteventura se debe a los caprichos que la erosión de arenas, vientos y agua han tejido a lo largo de miles de años, dejando al descubierto la esencia viva del nacimiento de la isla. Es como si ante nosotros se presentara desnuda, en su más completa intimidad.

Detalle de una de las cavidades en la arenisca con forma de corazón.
Detalle de una de las cavidades en la arenisca con forma de corazón.

JOYA PALEONTOLÓGICA 

Este yacimiento es una joya paleontológica situada al norte de la isla de Fuerteventura, hacia el sur del pueblo de Lajares, en el municipio de La Oliva. Tiene propuesta de declaración BIC (Bien de Interés Cultural), pero aún está en veremos, a pesar de que algunos especialistas en geología y paleontología como Miguel Torres Cabrera y Carolina Castillo Ruiz hayan defendido el valor de dunas y paleosuelos que rellenan el Barranco de Los Enamorados, al constituir un bien patrimonial de alto grado con interés geológico, paisajístico e histórico-cultural. .

No nos extraña nada, ya que conforme vamos avanzando por el lecho en el que alguna vez corrió el agua percibimos que, en la estrechez de las paredes del incipiente cañón, se apelotonan fósiles vertebrados e invertebrados endémicos de Canarias, e incluso, los expertos han constatado la presencia de una nueva especie para la ciencia del género Cochlicella en este espacio único.

Barranco de Los Enamorados
Las paredes del Barranco de Los Enamorados se van estrechando poco a poco. Imagen: Charo Barea

DUNAS FÓSILES

Sin duda este barranco es muy especial, aunque sigamos sin saber a qué se debe su nombre. Estamos ante verdaderas dunas fósiles excavadas por el agua, y así nos sentimos cómo si verdaderamente hubiéramos entrado en un país que no es de este mundo plagado de recovecos a derecha e izquierda que nos dejan con la incógnita de qué camino seguir. Aunque la primera pregunta que se nos plantea es ¿cómo llegaron estos bancos de arena submarina hasta aquí?

Barranco de Los Enamorados
La historia de la formación de la isla queda al desnudo en este barranco. Imagen Charo Barea

Los materiales del complejo basal que representan la primera fase de crecimiento submarino de la isla, junto con las dunas antiguas ricas en fósiles del Cuaternario, son esenciales para entender los procesos geológicos que han intervenido en la formación y en la evolución reciente de la isla. Hubo unos tiempos en los que existió una gran regresión del mar y por esta razón quedaron al descubierto bancos de arena submarinos que eran arrastrados por los vientos hacia el interior. La costa norte de Fuerteventura, a la altura del pueblo de Lajares, fue uno de los escenarios en los que las dunas penetraron y se arrastraron hacia dentro rellenando los barrancos preexistentes labrados sobre esos materiales. Esta invasión de arenas ocurrió antes de las erupciones de los volcanes de Mascona, anteriores a los 135.000 años.

Barranco de Los Enamorados
Fósiles incrustados en las arenas de las paredes del barranco. Imagen Charo Barea

Una vez satisfecha nuestra curiosidad, nos arriesgamos a adentrarnos por uno de los estrechos recovecos a nuestra derecha. Hay que tener sumo cuidado con los movimientos porque el camino es muy estrecho y las paredes con solo tocarlas se desmoronan. Hay seis niveles de paleodunas superpuestas, y también se han reconocido seis niveles de fósiles.

APARECEN LOS AMANTES

Barranco de Los Enamorados
Rostros extraños que se aman a través del tiempo. Imagen cedida.

En una vuelta del camino y sin avisar, ante nosotros aparecen unos rostros petrificados mirándose a los ojos, muy cerca unos de otros, pero sin poderse rozar. Personajes enigmáticos de arena que surgen de la nada para quedarse a través de los tiempos. Quizá, alguna vez, las arenas de unos y de otros se han mezclado en un baile infinito perdido en el tiempo. Quizá sea esta la explicación que buscábamos desde un principio. Quizá, la belleza de las arenas bailarinas talladas a cincel por una mano experta hayan hecho que estos parajes no pasen desapercibidos y, en torno a ellos se hayan escrito relatos fantásticos explicando la acumulación de las arenas en las noches de lluvias de estrellas.

Y quizá sean las estrellas las que guíen el próximo rodaje de Star Wars en este rincón perdido del planeta.

Barranco de Los Enamorados
Detalle de las formaciones geológicas