Por el camino del amor

A veces he expresado algunas ideas relativas al cambio profundo de conciencia que venimos haciendo desde 2012 o quizá antes, y ahora en este aquí y en este 12 de enero de 2023, vuelvo a incidir sobre estos tiempos únicos e increíbles que muchas almas hemos elegido vivir. Existimos en el puro cambio, en la pura transición, como dice el doctor Mario Alonso Puig, vivimos en un mundo VUCA, es decir, volátil, complejo, ambiguo y lleno de incertidumbre.

Y es en este mundo en el que se está realizando nuestra transformación, donde nos vamos quitando las capas de cebolla, donde nos vamos aligerando de tantas cargas del pasado para empezar a rozar nuestra verdadera esencia divina.

Sí, divina y lo digo con todas las letras y en mayúscula ESENCIA DIVINA.

Comprendo que tal y como están los tiempos esta afirmación puede sonar un tanto extraña, sin embargo estamos viviendo un  momento histórico único, a título personal me siento muy agradecida de estar viviendo esta época y de sostener esta transición. No estoy sola, a mi lado tengo un equipo fantástico que trabajamos terapias energéticas y vibracionales para expandir la conciencia.

En este tiempo de cambio recomendamos mucho estar conectados con la Madre Tierra caminando descalzos o apoyando manos  y frente en la Tierra con la intención de que nos transforme.

Hacer meditación anclándonos a la Madre Tierra, e intentar acercarnos a la Naturaleza en silencio, percibiendo todo el espacio que nos rodea, es una buena herramienta para sentir como el prana nutre cada célula de nuestro cuerpo estando atentos a una respiración profunda e imaginando que la luz y el aire puro entran en nuestro cuerpo a cada inhalación, para a continuación soltar todo lo que no queremos en nuestra vida a cada exhalación.

El aliento es la esencia de la vida, y en cada aliento inspiramos Amor, seamos conscientes o no. Esta es nuestra naturaleza humana. En todo momento se nos ha dado la gran oportunidad de experimentar el regalo de la existencia. Cada día podemos elegir amar la respiración, amar la alegría, amar la claridad. Podemos enamorarnos de la vida y, sobre todo, de nosotros mismos.

Comparte este articulo